jueves, noviembre 30, 2006

El transrealismo poético de Sergio Badilla Castillo
EL LABERINTO TRANSREAL QUE NOS REINVENTA
Jorge Parga Durban
Ø Sergio Badilla Castillo a le se te identifica como el instaurador de los fundamentos del transrealismo, ¿En qué consiste esta corriente?, y ¿Cómo lo asumes como creador?

Debo dejar en claro que mi aporte es el transrealismo poético o ucronismo, porque el transrealismo a secas, como propuesta literaria, fue elaborado inicialmente por el norteamericano Rudy Rucker como un rango expresivo de la ciencia ficción. Mi aporte es el transrealismo poético o ucronismo que es la mezcla de ámbitos temporales diferentes en un marco textual base, de modo que, se altera el vínculo lineal entre pasado, presente y futuro y la realidad se transfigura en un espacio intemporal, donde se personifican o realizan las imágenes y la praxis poética. Lo que es ayer puede ser también hoy y quizás mañana; y fíjate que no uso el pretérito indefinido en el caso de ayer, (fue) sino que el verbo en su calidad de presente (es). Por eso elementos como la ucronía, o sea, algo ocurrido en el pasado puede tener diferentes desenlaces, (aquello que pudo ser y no fue):La mirada fractal del poeta, que es la mirada absoluta, el repaso de la omnipotencia, por así decirlo, en el transrealismo poético, descompone, hurga, reforma o trueca cualquier acontecimiento para construir el corpus poético.

Esta categoría la comienzo a validar en poesía ya a fines de los años ochenta, cuando aún vivo en Escandinavia; allí en la tranquilidad cercana al Ártico y embelesado con las sagas nórdicas, me doy cuenta que, en muchos casos, las imágenes de un texto comenzaban a generar, por sí solas, una suerte de transitoriedad que resultaba contradictoria, en términos de una lógica poética. Había planos y materialidades diferentes que coexistían en un mismo texto, las que de manera quimérica, en algún momento, o en algún punto, lograban avenirse. Por eso es que me atreví a elaborar una delineación, a manera de decálogo, de esta propuesta, en la que, además de los factores temporales y espaciales, añadí la visión chamánica, la mixtura de lenguajes, el laberinto, como escenario de galimatías y confusiones y la transfiguración mítica, o recreación de los mitos o sagas tradicionales con una rearticulación textural propia.

Respecto a si acepto los cargos de ser generador de una corriente, responsablemente; la respuesta es categóricamente sí, porque cualquiera propuesta estética y arquetípica que tenga más de un centenar de seguidores en el mundo, en sus inicios formales, es relevante y si hay detractores mejor aún, porque en todo país existe la animadversión, el conservadurismo y la envidia como contrafuertes opositores a toda clase de ruptura. Los desiguales siempre se disfrazan de Catones para “empezuñar” aquello en lo que no están adheridos o no son capaces de intentar.

Ø ¿Cómo se expresa el transrealismo en tu libro “Poemas transreales y algunos evangelios?, ¿Cuáles son los mecanismos que lo revelan?

Poemas transreales y algunos evangelios, está constituido con esta amalgama de elementos transfiguradores; hay componentes ucrónicos, paracrónicos y trascrónicos; existe la mirada chamánica, como la del nigromante que no solamente expele o sugiere un texto de su mente, sino que lo dota, además, o le entrega a éste cierta carga cabalista o alquimista.
(¡Cuidado con aquel que lo lea de mal ánimo). También incluye el laberinto como arquetipo lírico, donde la imagen central del poema queda enclaustrada, esperando la salida que le da el lector, o simplemente no existe desembocadura. Además, en este libro está presente la recreación mítica de mi propia historia bíblica, la de mi familia, la de mis amigos, en los doce evangelios que integran su tejido poético final.

Ø ¿Cuál es el escenario que vive hoy la poesía?, ¿Lee la gente poseía hoy?

Yo considero que la poesía, en el mundo, sigue siendo una expresión vital y respetada dentro de los géneros literarios. Tal vez no goza de un mismo nivel de interés que la novela, o el cine, pero sigue teniendo millones de cultores y lectores. Lo he visto en mis viajes recientes, en grandes festivales como el Medellín en Colombia, Struga, en Macedonia, Gante en Bélgica Curtea de Arges en Rumania o Rosario en Argentina.

En el caso de Chile, tenemos una de las tradiciones más contundentes en poesía de habla hispana, pero lamentablemente hay una gran cantidad de “devotos” que escribe, pero no lee. Recuerdo en el año 71, en un gran encuentro de poetas que se hizo en Valparaíso, mi ciudad natal, donde se discutió el tema hasta el cansancio, se abordó el tema y creo que fue Gonzalo Millán, quien dijo: “ hay miles de “versadores” y menos poetas “. Yo creo que esa realidad se mantiene.

No puedo dejar de reconocer que la internet ha ayudado notoriamente a que se tenga fácil acceso a los grandes poetas universales y eso es positivo del momento que ellos están ahora en una tocante cercanía. Todo esto determina que haya una cantidad no despreciable de personas, creo que jóvenes en su mayoría, que lee, hurguetea y se informa de poesía, poemas y poetas.

De todas maneras el libro, como objeto, considero que es irreemplazable , ¿Cómo no tener entre manos un libro de Ekelöf, de la Södergran, de Kavafis , de Elliot o de Saarikoski y sentir que es parte de ese deleite que es la lectura de un excelente texto poético?

jueves, septiembre 21, 2006




XIV Festival Internacional de Poesía de Rosario
18, 19, 20 y 21 de octubre 2006
Centro Cultural Bernardino Rivadavia
San Martín 1080 2000- Rosario
A R G E N T I N A


DOS POETAS CHILENOS EN FESTIVAL MUNDIAL DE POESIA DE ROSARIO


Los poetas chilenos, Sergio Badilla Castillo, fundador de la corriente transrealista en la poesía contemporánea y Andrés Morales, académico de la Universidad de Chile, son los dos poetas que representarán a Chile en el XIV Festival Internacional de Poesía de Rosario, Argentina, quienes compartirán lecturas con destacados escritores de un treintena de países.
Badilla Castillo, ha sido invitado también al Festival Internacional de Lituania, que se realizará, entre el 5 y el 4 y el 10 de octubre en la ciudad de Druskininkai (centro medieval de la cultura polaca), donde se concentrarán un destacado grupo de poetas europeos.
En el encuentro, que se extenderá hasta el sábado 21 de octubre, reunirá en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia a prestigiosos poetas de Europa, Asia, América del Norte y América Latina. Las actividades —organizadas por la Secretaría de Cultura de Santa Fe y la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario— empiezan el 18 de octubre próximo, a las 17 con una mesa de lectura de la que participarán cerca de viente poetas-


OTROS INVITADOS INTERNACIONALES


Algunos de los demás invitados internacionales son: Liliane.Giraudon (Francia) Edoardo Sanguinetti (Italia), Bernard Wider (Austria) Harry Clifton (Irlanda) Jenaro Talens (España) Rosa Alice Brabco (Portugal) Ales Steger (Slovenia) Philip Meersman (Bélgica) Yam Yared (Líbano) Vánia Brito ( Brasil). La primera edición del Festival Internacional de Poesía se realizó en Rosario en 1993. En principio, el Festival fue ideado y organizado por el área de Cultura del municipio de Rosario, pero ya en el 94, ante la buena repercusión, se transformó en una iniciativa nacional.

Este festival, que se realiza anualmente en el mes de octubre en el Centro Cultural "Bernardino Rivadavia” tiene por objeto crear desde Rosario un espacio de difusión de la poesía, de encuentro e intercambio entre los poetas de diversos países, latinoamericanos y argentinos. Además de disertaciones, foros de discusión y talleres, mesas de lectura y exposición y distribución de libros especializados

domingo, julio 30, 2006

Poeta Sergio Badilla recibe homenaje en
Festival Internacional “Orient Occident”

Fuente Orbe

El autor está considerado en la actualidad como uno de los poetas
más destacados de latinoamérica

BUCAREST (RUMANIA), Julio 10 .- El poeta chileno, Sergio Badilla Castillo, fundador de la corriente literaria transrealista en la poesía contemporánea, fue homenajeado el viernes 14 de julio pasado en la ciudad de Curtea Arges, Rumania, cuna de la cultura rumana, durante el desarrollo del festival internacional “Orient Occident” que congregó a las voces más relevantes de la lírica mundial.
El poeta chileno venía de participar en el festival Internacional de la ciudad de Gante, en Bélgica, efectuado entre el 23 y 27 de junio pasado, lugar donde también recibió una distinción de las autoridades culturales de la ciudad donde nació Carlos V, en la región de Flandes.
Badilla Castillo, nacido en Valparaíso en 1947, está considerado en la actualidad como uno de los poetas más destacados de latinoamérica, a partir de la generación de su tendencia transrealista, la cual tiene adeptos y cultores en los cinco continentes.

sábado, junio 17, 2006

DEL BIG BANG A LA TRANSREALIDAD
DE SERGIO BADILLA CASTILLO

Hoy podemos decir, tomando como referente la física moderna, que la materia esencial, de la que están formadas todas las partículas básicas, se exterioriza en un espacio de innumerables dimensiones, de la que sólo distinguimos, tres o quizás, tomando en cuenta a el factor tiempo-espacio de Einstein, cuatro.

Demócrito declaraba, ya hace más de dos milenios, que la materia está constituida de átomos, partículas minúsculas e inherentes Lo que parecía simplemente una locura, o una mera especulación sofista, quedó de manifiesto a comienzos del siglo XX: Todos los cuerpos tangibles están constituidos por átomos, de un ínfimo tamaño equivalente a unas cuantas millonésimas de milímetro, Pensando que no había más, se habló que ya se había tocado fondo. Se había llegado al minimum.

Pero la realidad es nugatoria, engañosa. Lo que se había establecido como un átomo (lo absolutamente indivisible) está integrado, también, por partículas aún más reducidas. Estas recibieron el nombre de partículas elementales y se pensó, que de ahí, no hay más inframateria.

Sin embargo aún quedaba y queda una cantidad interminables de mundos ínfimos o de inversión del cosmos en la esfera de lo imposible tales como: los leptones, los neutrinos, los fermiones, los gluones los mesones los bariones o los cuark.

¿Qué es el vacío?. Es la carencia de contenido físico o psíquico en términos generales y para la física clásica es llanamente la falta o ausencia de todo. En la noción cuántica, en cambio, este concepto está determinado por la existencia de campos y las vibraciones y oscilaciones de estos conjuntos. Si observamos con detención entonces, el vacío cuántico no tiene ninguna relación con la idea intuitiva del vacío
tradicional, porque el cosmos está repleto de campos y de amalgamas: gravitacionales, electromagnéticos, de colores. Estos campos oscilan y fluctúan, como si fueran las olas interminables de un mar interminable.

En la visión pedestre se puede percibir una laguna en quietud total, donde la calma no despereza ni agita. Los campos cuánticos nunca están en sosiego; siempre están oscilando por las propiedades de este mundo transreal.

En el dominio del quántum el mundo concreto de la experiencia aparente se disuelve entre la mezcla de transformaciones y conversiones subatómicas. El caos se encuentra en el corazón de la materia; es parte principal y adventicia de los cambios que nos sorprenden con su azar, sujetados únicamente por códigos factibles, y así conceden a la cimentación ( qué barbaridad decir así) del cosmos una particularidad incierta.

El espacio/tiempo, en sí mismo, no es tan absoluto o inmutable como se ha concebido proverbialmente. Tiene cualidades dinámicas, que lo hacen curvarse y torcerse, desarrollarse y mutar. Estos cambios en espacio y tiempo ocurren tanto localmente, en los extramuros de nuestro planeta, y de manera global cuando se extiende el universo como un ente vivo. Los científicos han reconocido, ya ha mucho, que las ideas de la teoría del quántum deben aplicarse a la dinámica del espacio tiempo así como a la materia, una asignación que tiene consecuencias extraordinarias.

La teoría de incertidumbre de Heisenberg asigna limitaciones a la realidad, que son propias de la esencia misma. En base a sus deducciones: Una partícula no puede estar en quietud total, ya que eso significaría que está en todas partes en el Cosmos porque si la velocidad de la partícula es cero con tajante exactitud, entonces, la incertidumbre en su apariencia o posición es infinita. Y correspondientemente, si su disposición está circunscrita a una zona del infinito su velocidad no puede ser rotundamente nula.

Pensemos en un ejemplo simple: Si pasamos al revés una película de la vida diaria, ciertamente, veremos a personas o vehículos desplazándose hacia atrás; esto, en sí, no refuta ley física alguna, ya que quienquiera que se lo proponga consigue caminar al revés, como un simple juego artificioso
¿Cómo saber, entonces, si las personas involucradas en esta acción no lo hicieron de adrede para embaucar a los espectadores?

Veamos otro caso, que se presta para conjeturas. Por ejemplo, alguien vuelca el líquido de una copa al suelo; si hacemos posteriormente una proyección de atrás para adelante, veremos que la poza en el piso se aglutina súbitamente, configurando así un conjunto de líquido que a continuación termina siendo impulsado al interior de la copa. Indiscutiblemente, quien observe el suceso en el telón desde su cómoda butaca, descubrirá, sin mayores sospechas, que el filme ha sido adulterado.

Pero aquí habría que hacer algunas observaciones adicionales. El líquido en la copa está formado por millones de moléculas fusionadas por fuerzas electromagnéticas que se desplazan y oscilan en diferentes rumbos. Si lo miramos en un microscopio, de gran potencia, la agitación incierta de las moléculas tiene la misma apariencia que cuando la poza se aglutina para saltar al interior de la copa.
VISION TRANSREAL
En el mundo microscópico no existe distinción entre pasado y futuro, porque las reglas de la física no dependen de la dirección en que transita el tiempo. Por ello, es difícil establecer y precisar si la descripción de unas moléculas en movimiento, y en plena interacción, se está mostrando en la dirección exacta o simplemente es una realidad desigual a nuestra lógica.

El sentido del tiempo, de acuerdo al resultado del ejemplo expuesto, sería que es una cualidad meramente , estadística, de inventario.

Cuando se estudian o se analizan las características de un grupo considerable de materias o sujetos se apela justamente al inventario, a los registros de la estadística. Así, si estudiamos el registro demográfico de una nación, veremos que se emplean tópicos clasificatorios tales como cantidad de población, número de gente utilizada en una determinada tarea, edades, situación sanitaria, género, etc.
Esa es una información de tipo más práctica que tener un índice minucioso de carácter personal. Lo mismo pasa en la realidad científica: las cosas que advertimos y ocupamos a diario están formadas de trillones de moléculas y átomos. ¿Cómo hacer para clasificarlas u observarlas?

Es obvio en la perspectiva lógica de nuestra cultura moderna que basa sus fundamentos en los arbitrios articuladores de la civilización griega; y porque no decirlo, en la representación aristotélica de la genealogía, de la historia y en la estructuración de una realidad, no podría describirse una civilización si no es en un sentido de desarrollo nomotético donde el pasado precede al futuro. Sería inadmisible sostener que los seres pensantes lógicos no diferencian entre tiempo pretérito y futuro. Esta posición supuestamente paradójica es distintiva del ámbito físico.
Los cuerpos del mundo grande, por así expresarlo, se mueven en un sentido en el tiempo, que es totalmente diferente para el micro mundo de las moléculas y de los átomos que no marcan pasado y futuro. El tiempo en sí es una paradoja, un antojo de la gnosis, del conocimiento cabal, en el sentido de la Cábala.

También tendría que referirme a la relatividad especial, a aquella grandiosa teoría construida por Albert Einstein, que desde su mente prodigiosa altera los cimientos de la física, la filosofía y de la literatura. Einstein, señala en ella, que no existe un régimen categórico de relación, o sistema absoluto de referencia, ya que todas las manifestaciones físicas, (por no decir mejor, las apariencias), tendrían las mismas cualidades y formas en cualquier sistema. Ello supone, por ejemplo, que la velocidad de la luz en el vacío tiene siempre el mismo valor y que el tiempo ocurre de modo disímil según quien lo observe.

Desde los primeros momentos del Cosmos, en base a la hipótesis cosmológica más reconocida en el presente: la célebre Gran Explosión: El Big Bang, hasta nuestros días, (si son reales y no aparentes) cuando el proceder de la materia se representa a la altura de los átomos, actúa entonces, la física cuántica y todas nuestras imágenes inconscientes y maquinales se desvanecen; sólo permanecen partículas y campos cuánticos. que no responden a las variables ni a las condicionantes logicistas.

El tiempo es cíclico en la poesía trasrreal. Siguiendo la veta científica de lo que señala la teoría del Big Bang, el universo habría estallado hace alrededor de 15 mil millones de años, luego que se concentrara demasiada energía en su núcleo. Después vino un largo proceso de plétoras y quimeras donde comenzó el enfriamiento paulatino del cosmos y comenzó un proceso de diseño sideral, donde se sistematizan las estrellas, las galaxias, los planetas y posteriormente la propia vida. Sin embargo, en algún momento esta marcha de dilatación se rezaga; gira gradualmente en sentido contrario y comienza a contraerse. Como consecuencia de esta transformación cósmica, las nebulosas conformadas principalmente por estrellas muertas y por galaxias desarticuladas, comienzan a concentrarse en extremo hasta que implosionan, ulteriormente, con gran estridencia y vuelve a repetirse el pretérito Big Bang.


ORDENACIONES MATERIALES

Ahora bien ,la ciencia entera está, en este instante, rivalizando y aventurando fórmulas para dilucidar una manera de revelar las ordenaciones perceptibles y las inmateriales, con que se relaciona nuestra intimidad con el cosmos, y en fin, con todo aquello que cabe dentro del vacío cuántico y su relación de simulacro que son nuestras reflexiones y nuestro propio cerebro, es decir, desde la actividad indeterminada y teórica de los cuarks, pasando por los hoyos negros, al modo cotidiano – si bien complejo.-en que se desarrollan los vegetales: Todo esto que señalo, son los fractales ¿Cómo calificar entonces el morar dentro de un instante fractal y tener conciencia de ello, o mejor dicho, que importa todo aquello si lo que veo es lo que es, parafraseando a Jean Baudrillard que señaló: "lo que vemos es lo que es." en su libro“la precesión de los simulacros"

La trasrealidad poética esta unida a las ascendencias mágicas de una relación fractal , es decir , a su longitud infinita, a su dimensión fraccional o de fragmento y totalidad a todo nivel, sin que haya contradicciones, por que el instante fractal es el instante omnipotente, porque se conecta a todas las significaciones espaciales , donde el presente es futuro y pasado a la vez o porque el pasado es finitud mirado desde el presente, o el futuro es la semilla que brotará en la matriz ingénita.
También es la mirada de Eurínome, la diosa pelasgo - de todas las cosas - que se transforma en paloma, para poner el Huevo Universal y empollarlo sobre las aguas y así dar comienzo a la humanidad mítica y transreal y al mismo tiempo terminarla y volver a nacer, en un ciclo infinito, pleno de analogías e intimidades. Es el Ave Fénix que nace, vive, muere y renace en el mismo instante y en diversos instantes similares. Es Oua, «El Inaccesible», el Gran Pájaro resbalando en el espacio originario sobre las aguas. El Gran Pájaro quieto en el cielo, girando después y haciendo magnos ruedos sigilosos, hasta asentar el espacio. Sobre las aguas quietas surge una sombra cetrina: juncos, una colina y una primera balandra santificada.

En la poesía transreal la estructura del tiempo fractal determina los procesos de circunstancias en nuestra arbitraria objetividad. Cada segundo de nuestra vida incluye y refunde el pasado, el presente y el futuro, y así nos enfrentamos constantemente a nuestro nacimiento, a la cotidianidad, o sea, el ahora y también nuestra muerte, porque el espacio fractal, establece que la materia está en todas partes y de esta forma no sólo conformamos el cosmos, sino que nosotros somos el universo mismo ya que la transrealidad está integrada por una infinitud de espacios y vacíos, que incluyen en su intimidad. sucesos análogos comprendidos también en espacios y vacíos, y en las entrañas de cada uno de estos espacios y vacíos, hay, existen o habitan otros espacios y vacíos, y así hasta el infinito.


La poesía transreal y por ende, la teoría fractal que la sustenta, parecen tropezarse en ese contorno indefinido que hay en la materialidad entre el caos, la armonía y el simulacro de ambos; coexisten o existen en las regiones donde la quimera nos asusta. Es aprender a comprender la realidad de otro modo donde se amplifican y multiplican los espejos y sus transparencias, se originan laberintos interminables y el cosmos no es más que una parte de nuestra mente o viceversa.

Así por ejemplo, cuando se representa el proceder de la materia a la altura de los átomos, actúa entonces, la física cuántica y todas nuestras imágenes inconscientes y maquinales se desvanecen; sólo permanecen partículas y campos cuánticos.

La poesía transrealista se apodera de la Mimesis tradicional y la transforma en apariencia, como lo hace además con la raíz del simulacro en el sentido empleado por Baudrillard (1981) y Deleuze/Guattari (1976).

El universo está en la capacidad figurada de la mente transreal, porque somos parte de ese gran Big Bang que saltó hecho trizas en minúsculas partículas que inundaron el vacío y que generaron existencia a través de una pasarela entre el mundo sensible y el de la apariencia, o sea, una dominación del tiempo y del espacio en la que estamos nosotros como vástagos de ese mismo universo que se replica y se implica en nuestras mentes y en nuestro soma.

jueves, abril 27, 2006

LA TRAVESÍA POÉTICA
DE BADILLA CASTILLO
Daniel Bernal

La travesía poética de Badilla Castillo empieza en Valparaíso, Chile. Su relación creativa con el poeta, ya fallecido, Juan Luis Martínez, renovador del discurso de la poesía contemporánea, adecuarán su visión lírica y articularán su obra en los años sesenta. Los desajustes políticos en el Chile de la década posterior lo transforman en habitante circunstancial de Argentina, Rumania, España y finalmente Suecia. Es en este último lugar donde se nutre de las sagas nórdicas y sus versos se pueblan de elfos, duendes y habitantes mágicos de las noches y de los días eternos. "Fueron estas vivencias, diversas, distintas, pero que al mismo tiempo son partes irrenunciables de mi yo existencial las que alimentaron mi yo lírico. Y así el tiempo definido, concreto, medible de mi yo existencial, se transformó en asincrónico, ácrono y ucrónico, aquello que pudo ser y no fue".

La mutación de la realidad o el husmeo reincidido de las pródigas dimensiones de la realidad ("la realidad es aparente o está sujeta a una multiplicidad de contextos que se cruzan, entrelazan, se relativizan o son producto de la mente") conforma la originaria imagen de las peculiaridades específicas del Transrealismo poético. A ello se agrega, entre otras cosas, el manejo de una lengua profética, iluminada, donde el autor y su yo lírico se fusionan; los lenguajes se entreveran, tanto con un carácter místicos, como en la dicotomía urbana-gobal; la "desrealización" de la ordenación logicista y racional del concepto de realidad material ante la invasión dominante de los nuevos medios digitales.

Esta corriente "transrealista", definida por Elena Klein, investigadora en literatura de la Universidad de Sussex, como la de "aquel que se ubica al otro lado de la materialidad, más allá de la realidad, pero siempre en ella, para a partir de allí constituir y fundar su propio lenguaje poético", tiene sus adeptos más allá de las fronteras. "No es mi angustia ni mi fin el tener adeptos. Para mí lo importante es que los elementos incorporados en mi propuesta sean parte de una visión lírica gnóstica, es decir, una mirada fractal que me acerque al conocimiento absoluto e intuitivo y que este se proyecte en una poética.

lunes, abril 03, 2006

Poesía:

Sergio Badilla traduce a Violeta

Maureen Lennon Zaninovic



El poeta, además, viajó a EE.UU. para recibir un importante premio.
La obra del poeta chileno Sergio Badilla acaba de ser distinguida con uno de los premios que entrega anualmente la Fundación de Artes de Estados Unidos (Artomi).Este galardón, que el autor recibirá el 16 de abril en Nueva York, contempla cuatro mil dólares y la estancia de un mes en el Centro de Arte Internacional que tiene la Fundación en el condado de Columbia."Éste es un premio que se entrega por la totalidad de la obra publicada. En ese sentido, ha sido clave el trabajo de mi traductora Deborah Moore, la misma de la poeta peruana Blanca Varela, porque ha hecho trascender las fronteras del movimiento Transrealista. Eso ha significado que mis poemas en Estados Unidos circulen con una increíble celeridad".El autor de "La mirada temerosa del bastardo" ya se encuentra en Estados Unidos, "en una estancia idílica, porque me dan todas las comodidades para dedicarme a escribir. Le propuse a la Fundación terminar mi próximo libro de poesía, tentativamente llamado 'Poemas espectrales', y probablemente trabajaré en una nueva obra de teatro".Pero, sin duda, uno de los proyectos que más lo ilusionan es su trabajo con el poeta norteamericano William Merwin (Premio Pulitzer 1971), a quien conoció el año pasado en el Festival de Poesía en Estruga (Macedonia):"Él además es el traductor de 'Veinte poemas de amor y una canción desesperada', de Neruda. Conversando hace unos años con Nicanor Parra, éste sugirió a Merwin que tradujera al inglés las décimas de Violeta. En Macedonia, éste me pidió que lo ayudara en esa tarea. Mi labor es cuajar esa gran cantidad de modismos y giros idiomáticos que hay en estas décimas con la traducción de Merwin. Su editorial Clarity Press está muy interesada en publicar este trabajo

lunes, marzo 20, 2006

EL TRANSREALISMO Y LA POESIA DE SERGIO BADILLA CASTILLO